0 4 min 2 semanas

Según lo publicado en su cuenta social X, el mandatario provincial expresa, “le manifesté a las autoridades competentes de Nación la profunda preocupación por la agobiante actualidad del sector yerbatero tras la desregulación de este mercado, que es transversal para nuestra economía. En Misiones 13.500 familias yerbateras se han visto afectadas por la liberación del precio de su materia prima. Su destino hoy quedó sujeto a la posición desigual frente al dominio de los principales molinos. Es nuestro deber como Gobierno defender al corazón productivo de Misiones. Tocaremos todas las puertas necesarias para revertir esta angustiante situación que atraviesan nuestros pequeños y medianos productores y cooperativas” señala el texto.

“Quiero expresarle los motivos que nos acechan como sector productivo afectando pequeños, medianos y grandes productores de esta economía regional que sustenta a la mayoría de los habitantes del noreste argentino: standar de calidad, salubridad, capacidad productiva, riesgo de pérdida de mercados internacionales, prestigio de nuestro suelo, equilibrio de mercado”, expresa el documento elevado a Caputo.

Y continúa su escrito: “uno de los principales motivos que mantiene en vilo al sector es la importación de materia prima proveniente de nuestros países vecinos (Brasil y Paraguay), ya que sus estándares de producción difieren de los establecidos por nuestro país, y por ende, el producto final obtenido no responde en la calidad esperada. Esto se debe principalmente a la presencia de metales en el suelo que, según el estudio del Inym demuestra que esa yerba – de países limítrofes – contiene altos niveles de metales pesados, que superan los límites internacionales para la exportación. Para ser más claro, el mismo Código Alimentario Argentino en el artículo 1193 y subsiguientes, define y determina las características que debe tener la yerba mate. Estableciendo los distintos parámetros de hoja, palo, polvo, humedad, semillas, entre otros. En el artículo 1195 tris se establecen las especificaciones microbiológicas y metodologías para analizar la presencia de E. Coli, Bacillus Cereus y Salmonella”.

Asimismo, Passalacqua explica en su exposición y defensa a la producción yerbatera regional “además de las distintas normativas determinadas por la legislación argentina, la resolución número 12/11 del Reglamento Técnico del Mercosur sobre límites máximos de contaminantes inorgánicos en alimentos, establece como parámetros para la Yerba Mate un máximo de Arsénico 0,60 mg/kg. Plomo 0,60 mg/kg y Cadmio 0,40 mg/kg. Aclarando en la Parte 1, punto 1.3, lo siguiente: “Los niveles de contaminantes inorgánicos en los alimentos deberán ser lo más bajo posibles, debiendo prevenirse la contaminación del alimento en la fuente, aplicar la tecnología más apropiada en la producción, manipulación, almacenamiento, procesamiento y envasado, a fin de evitar que un alimento contaminado sea comercializado o consumido”.

“A raíz de este hecho, considero que es un riesgo enorme traer esa yerba de Brasil y de Paraguay, para ponerla en los paquetes nacionales nuestros y que sean exportados. Además, corremos también el riesgo de romper el equilibrio de nuestro mercado

ANUNCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *