0 3 min 5 meses

En los hogares, uno de los consejos más importantes es la temperatura sugerida del aire acondicionado. Debemos ajustar el termostato a 24 °C, ya que los ambientes no se enfriarán más rápido, aunque lo bajemos al límite inferior. Cada grado de diferencia entre el ambiente y la temperatura elegida supone un ahorro del 8%.

Otra de las acciones que contribuyen al ahorro energético es apagar los artefactos que no estén en uso. Lo mismo ocurre con los ambientes que no se estén utilizando, por eso es importante evitar dejar las luces encendidas. Además de los puntos mencionados anteriormente, es importante que, en el día a día, tomemos ciertas acciones como parte de nuestra rutina para disminuir el uso de energía. Algunos de estos hábitos son,

aprovechar la iluminación natural durante el día, utilizar persianas y cortinas para bloquear el ingreso directo del sol, mantener las puertas y ventanas cerradas cuando los equipos de climatización se encuentran encendidos, entre otros.

En edificios públicos recomiendan apagar los sistemas de climatización cuando las salas están vacías,mantener cerradas las puertas, aprovechar al máximo la ventilación natural cuando sea posible, utilizar impresoras o fotocopiadoras compartidas (en red), no olvidar apagar las luces al marcharse, para recorridos cortos se recomienda utilizar la escaleras.

La eficiencia energética es un pilar fundamental para la gestión empresarial, para optimizar el uso de misma y reducir costos aconsejan: cambio de luminarias a lámparas LED, mejorar la instalación eléctrica y los tableros, sustituir calderas antiguas por otras más eficiente, incorporar motores más eficientes e instalar variadores de velocidad. Es decir, ser eficientes sin dejar de lado la seguridad. 

Los aspectos de seguridad tienen una gran importancia, además de aportar al cuidado de la energía. Por eso, se deben verificar los aislamientos completos de las casas, empresas y edificios públicos, así como realizar la limpieza de las unidades de aire acondicionado, no solo para su correcto funcionamiento, sino también para evitar accidentes o desperfectos.

También es importante prestar atención a los cables de los enchufes y descartar que estén expuestos a altas temperaturas o estén en contacto directo con equipos que eleven su temperatura por encima de los 50°C ya que pueden generar cortocircuitos y fallas en la instalación eléctrica domiciliaria.

Fuente: Ministerio de Energía 

ANUNCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *