0 2 min 5 meses

La consultora LCG, concluyó que durante la primera semana de enero, los precios de alimentos y bebidas tuvieron un incremento promedio de 4,6%, un valor inferior al de la última semana de diciembre (7,1%).

En las últimas cuatro semanas el rubro de alimentos acumula un aumento del 30,8%, lo que claramente da una idea de la tendencia que mostró la inflación general en ese período. Si bien “alimentos” es sólo uno de los ítems que componen el Índice de Precios al Consumidor (IPC), es el más relevante y siempre es representativo del comportamiento general de los precios.

Ahora bien, dentro de esa categoría de productos, se puede identificar fácilmente a algunos alimentos que subieron más que otros. De acuerdo a la medición, la suba más marcada durante la primera semana de enero fue la de los “condimentos y otros productos alimenticios”, con un marcado ajuste del 25,68%. Le siguieron en orden descendente los “panificados, cereales y pastas”, con un aumento del 9,84% y el rubro de “azúcar, miel, dulces y cacao”, con un 5,51%.

Anteriormente se mencionó que el resultado de la primera semana de enero marcó una desaceleración de los precios en relación a la semana anterior, la última de diciembre. Sin embargo, cuando se analiza la tendencia de largo plazo, se observa que los precios de los alimentos en realidad están lejos de desacelerar.

Para evaluar la situación, LCG analizó cuál fue la variación promedio de las últimas cuatro semanas. Como resultado, se obtuvo que entre la primera semana de diciembre y la primera de enero, los precios de los alimentos avanzaron 30,8%.

ANUNCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *