0 1 min 12 meses

Según cuenta la leyenda, esta tradición nació en Italia, donde un joven, San Pantaleón, se paseaba sus días predicando y curando enfermos en la región de Veneto. Un día 29 tocó la puerta de una familia de pescadores que lo invitó comer y le pusieron en la mesa un plato de ñoquis para que coma junto a todos.

Como forma de agradecimiento a ese acto de amabilidad y solidaridad, este joven les auguró una mejoría en la pesca para los siguientes meses ya que el trabajo en ese rubro estaba estancado. Cuando se fue y la familia comenzó a levantar la mesa, se encontraron con unas monedas de oro debajo del plato y las utilizaron para invertir en su negocio de pesca. La leyenda cuenta que a partir de ese día, la familia comenzó a comer ñoquis todos los 29.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *